Cómo montamos y configuramos la cámara

Uno de nuestros productos es una cámara de videovigilancia, a priori parece un producto fácil, ya que solo hay que conectar la cámara a la Raspberry Pi, pero no lo es: es un proyecto que nos tomó varios días.

El primer problema que tuvimos era que ese modelo de Raspberry solo tenía un puerto USB, así que no podíamos usar el ratón y el teclado simultáneamente. Por eso perdimos gran cantidad de tiempo ya que para realizar configuraciones teníamos que estar siempre cambiando de teclado a ratón y viceversa.

El segundo problema era el rendimiento de ese modelo de Raspberry Pi (era el modelo más básico y con menos prestaciones). Iba muy lenta y a veces había largos tiempos de espera para hacer alguna configuración, pero al final nos acostumbramos y conseguimos hacerlo.

Para hacer funcionar la cámara necesitábamos una red Wi-Fi así que tuvimos que configurar un router. Después tuvimos que configurar la cámara por línea de comandos. Al acabar, para ver la grabación de la cámara tuvimos que acceder a una página web que era nuestra ip con un código, al final fue esta: 10.168.1.111:8000. Éste fue el resultado final: